Empezar a tejer

 

Aprendí a tejer en el colegio y ni siquiera me acuerdo a que edad, por lo que no se muy bien lo que significa aprender a tejer desde cero.

Aprendí en el colegio, pero no era algo que me haya enganchado mucho. Tejíamos chalequitos de guagua y cosas por el estilo que a esa edad no tenían mucho sentido para mí al menos, pero si me acuerdo de que lo pasaba bien en el proceso.

Pasó un tiempo y lo dejé casi por completo, pero hace un par de años empecé a tejer a crochet primero y después a palillos y me volvió a enganchar. Estaba esperando a mi segundo hijo y con una crisis vocacional que llevaba algunos años a cuestas así que fue perfecto.

Empecé tejiendo amigurumis (muñequitos y formas tejidas a crochet) y el hecho de ir aprendiendo cada vez más cosas, leyendo libros y viendo tutoriales, elegir las lanas y ver el resultado de lo que había hecho, era lo máximo! Un par de meses después abrí la tienda y quise incursionar en el mundo de los palillos. Me pareció un poco más difícil que el crochet, pero era un desafío tras otro que quería ir superando.

Mental y emocionalmente el tejido ha sido un gran remedio, como una especie de terapia, un minuto que te regalo a mi misma para estar tranquila y hacer lo que me gusta.

Si estás leyendo esto porque te gustaría aprender a tejer, te lo aconsejo a ojos cerrados. Hace poco estaba viendo la serie Sex and The City (me sentía muy out porque en mi generación la mayoría de mis amigas la habían visto y yo no) y Charlotte en un capítulo dice “dicen que tejer es el nuevo Yoga” y creo que tiene mucha razón (si te gusta hacer yoga puedes hacer ambos 😉 jaja).
Y si es así, y te gustaría aprender, existen varias formas de hacerlo y puedes descubrir la que más te acomode.
En Cabeza de Alfiler tenemos clases de tejido libre los viernes en la mañana donde lo pasamos demasiado bien (si quieres saber más escríbeme a hola@cabezadealfiler.cl), también existen tutoriales o libros como 350 Consejos y Técnicas de Punto o 350 Consejos y Técnicas a Crochet que son bueníosimos, pero como sea que quieras aprender, te aconsejo que lo hagas porque no te vas a arrepentir.

Existe el estereotipo de la abuelita tejiendo o incluso socialmente se entiende que el tejido es algo solo de mujeres y que cuando tejen están perdiendo el tiempo (como el dicho “no me voy a quedar en la casa tejiendo” como dando a entender que cuando uno teje no hace nada), pero no puede estar más alejado de la realidad, y si no me crees mira los diseños de tejedores como WestKnits, Knitgraffiti, Andrea Mowry, Boyland Knitworks, Joji Locatelli o los tejidos de Ingratoo.

Si vas a aprender a tejer lánzate sin pensarlo dos veces y sin tener miedo porque a todos nos costó al principio y todos nos equivocamos, lo seguimos haciendo y así es como aprendemos. Lo único que te pido eso sí es que te asegures de aprender a tejer bien el punto derecho y revés desde un principio :)

 

Deja un comentario